trastornos de la deglución en neonatos

Trastornos de la deglución en neonatos

Puede que no te hayas parado a pensar en lo complicado que es la deglución. Puede que des por hecho que esta acción de desplazar la comida de la boca al estómago es algo que hacemos de forma totalmente automática y siempre de forma correcta. Pero la realidad es que existen diferentes trastornos de la deglución en neonatos y también en niños.

En este artículo de CIO Salud vamos a detallar cuáles son algunos de esos trastornos de la deglución en neonatos y qué podemos hacer para corregirlos.

problemas succión pecho bebé lactante

¿Qué es y qué síntomas presentan los trastornos de la deglución en neonatos?

La deglución es una actividad neuromuscular por la cual se transforma y se transporta el alimento desde la boca al estómago. En los neonatos consiste en obtener alimento a través del seno materno o del biberón. Para que se produzca esta succión nutritiva, deben coordinarse las fases de succión-deglución – respiración.

Pero debido principalmente a la inmadurez neurológica de los bebés prematuros (nacidos antes de la semana 37 de gestación), se pueden presentar diferentes trastornos de la deglución en neonatos que pueden repercutir y alterar el establecimiento de la lactancia materna. También los trastornos de la deglución en neonatos pueden deberse a posibles problemas anatómicos para el agarre al pecho del bebé, hábitos inadecuados, como sucede con el uso del chupete; así como reflejos reducidos o ausentes, patología cardiorrespiratoria, patología neurológica y malformaciones o alteraciones cráneo-faciales.

Si esto le sucede a tu bebé, no tardarás en notar una serie de síntomas que son muy significativos cuando existe alguno de los trastornos de la deglución en neonatos, como es el caso del bajo consumo de alimento, atragantamientos, escape del alimento por la nariz, escape del alimento por las comisuras labiales, vómitos, regurgitaciones o alteraciones respiratorias, entre otros. 

Fisiología de la succión y deglución

La deglución comienza a desarrollarse en torno a la semana 12 de gestación. A partir de la semana 28 aparece el reflejo de succión y es en la 32 cuando el feto logra coordinar succión y deglución, por lo que los niños prematuros que nazcan antes no tendrán la capacidad de alimentarse por sí mismos. Ya en la semana 36, el feto ya es lo suficientemente maduro como para poder coordinar succión-deglución-respiración. Pero, como decimos, si el bebé nace antes, es posible que aparezcan los trastornos de la deglución en neonatos por falta de madurez neuromuscular.

Mientras el bebé está dentro del útero materno, aprende a realizar la succión y deglución, lo cual es un reflejo vital que asegura su supervivencia. La coordinación de la succión y deglución es básica para instaurar la lactancia materna, pero también es necesario que la anatomía oral del bebé sea la adecuada. 

Así, la laringe está más alta que la de los adultos. Esto hace que los tractos respiratorio y digestivo estén más separados, lo cual facilita la coordinación de la succión-deglución-respiración evitando los atragantamientos en los primeros meses de vida.

Otra diferencia fisiológica es que la cavidad oral es más hermética y pequeña que la de un adulto, lo cual es imprescindible para ajustarse al pezón y areola dentro de la boca y así poder mamar eficazmente.

La lengua también juega un papel fundamental en la succión y deglución de los bebés. Su posición y movimientos son innatos, pero pueden verse afectados por diferentes factores que propicien la aparición de trastornos de la deglución en neonatos.

Etapas de la deglución

Para entender la complejidad de la deglución, y por qué pueden darse diferentes trastornos de la deglución en neonatos, es necesario entender las diferentes etapas:

Reflejo de búsqueda:

Es una forma de instinto que impulsa al bebé a buscar el pecho de la madre cuando se produce un roce en sus mejillas o en sus labios con cualquier objeto. Se trata de un instinto temporal que ayuda al bebé en la tarea del amamantamiento, pero normalmente desaparece en torno a los cuatro meses de edad.

Etapa preparatoria oral:

Se inicia con el posicionamiento de la boca, siendo una fase voluntaria y consciente de la deglución en la que se da la apertura bucal y se adelanta el maxilar inferior. 

Etapa oral u oral propulsora:

Es una fase voluntaria de la deglución que incluye la succión o masticación, formación del bolo y el traslado a faringe. Cuando el niño empieza a succionar, la lengua realiza movimientos peristálticos que desplaza el bolo de leche hacia el esófago. En ese momento se produce la deglución que consiste en propulsar el bolo ya formado hacia la parte posterior de la lengua.

Etapa faríngea:

Es una fase involuntaria o automática en la que se inicia el reflejo de deglución. La faringe tiene un rol fundamental, ya que participa a la vez en el sistema digestivo y en el sistema respiratorio.

Etapa esofágica:

Una vez que el bolo ha atravesado la faringe, desciende hacia el esfínter esofágico superior que, al abrirse, permite con movimientos peristálticos que descienda hasta el estómago. 

tratamiento logopeda disfagia

El trabajo del logopeda para resolver los trastornos de la deglución en neonatos

El trabajo que realizamos los logopedas para detectar los trastornos de la deglución en neonatos consiste en evaluar los reflejos orales del bebé en la incubadora, el ritmo de succión y la deglución, así como el estado de sus órganos respiratorios y de aquellos implicados en la alimentación (succión y deglución).  

Con esta evaluación, los logopedas valoramos si el bebé podrá realizar una ingesta sin riesgo de aspiración o asfixia, o si será necesario realizar una estimulación oral para así favorecer el desarrollo de su sistema motor oral.

En caso de que resulte necesaria la intervención del logopeda para resolver los trastornos de la deglución en neonatos, nos centraremos en ejercicios de terapia miofuncional.

Terapia miofuncional

La terapia miofuncional es una especialidad dentro de la Logopedia cuyo objetivo es prevenir, evaluar, diagnosticar, educar y rehabilitar el desequilibrio presente en el sistema orofacial desde el nacimiento del bebé (y hasta la vejez). Ese desequilibrio, como ya hemos comentado, puede deberse a diferentes causas: anatómica, funcional y neurológica.

Entendemos como terapia miofuncional al conjunto de procedimientos y técnicas que se utilizan con el fin de lograr un equilibrio anatómico y funcional de las estructuras de la musculatura orofacial, logrando un crecimiento y maduración de las mismas.

Para ello, a través del masaje, estimulación mecánica y presión a las estructuras orales, conseguimos mejorar la debilidad del tono muscular, los reflejos y las alteraciones en la sensibilidad que presentan principalmente los recién nacidos prematuros.

También nos encargamos de ofrecer a las familias de los bebés afectados, las estrategias y conocimientos necesarios para ayudar y cuidar de forma eficaz las necesidades que presentan estos bebés con trastornos de la deglución.

Básicamente, con la terapia miofuncional perseguimos estos objetivos principales:

  • Eliminar la tensión para así facilitar la respiración del bebé.
  • Modificar la postura y la movilización del neonato.
  • Mejorar a nivel intraoral: la movilidad de la lengua, inhibir la hipersensibilidad de la boca, paladar, mejillas.
  • Conseguir la maduración de los reflejos relacionados con la deglución.
  • Coordinar el ciclo de succión-respiración- deglución para así poder instaurar la alimentación vía oral.

tipos deglución bebés

Seguimiento de los trastornos de la deglución en neonatos 

La intervención neonatal del logopeda comienza en la Unidad de Neonatos, donde, como hemos dicho, tratamos de estimular todos los órganos faciales, a través de masajes, regulando la sensibilidad y la propiocepción peribucal, labios, mejillas, …

Pero una vez que el bebé y su familia salen de la Unidad de Neonatos es fundamental realizar un seguimiento para seguir dando las pautas de cómo alimentar al bebe. Es precisamente con la vuelta a casa cuando se presentan las verdaderas angustias para los padres, por lo que el apoyo y seguimiento del logopeda es esencial.

Los logopedas podemos enseñar a los padres a saber interpretar los signos de estrés en su bebé, trabajar los masajes previos a la alimentación oral para preparar al bebé, corregir las posturas inadecuadas, orientar sobre el modelo de biberón o tetina más adecuado, etc.

Finalmente, el logopeda puede realizar un seguimiento evolutivo para así valorar los avances, ir dejando las estimulaciones según necesidades, prevenir alteraciones bucofonadoras para evitar trastornos del habla… En definitiva, comprobar que los trastornos de la deglución en neonatos estén solucionados y no sigan dando problemas en etapas posteriores.

logopeda infantil en Bilbao

Si necesitas un logopeda para trabajar los trastornos de la deglución en neonatos o si tienes dudas y necesitas más información al respecto, puedes dejarnos tus preguntas en la caja de comentarios justo al término de este artículo, así como en nuestros perfiles de InstagramFacebook y nuestro canal de YouTube. Si prefieres que te atendamos personalmente, contacta con nosotros y solicita ahora tu primera consulta de logopedia en nuestra clínica de Bilbao.

Olga Bermúdez Cañete
Armonización de la voz, Rehabilitación en parálisis, rehabilitación deglutoria en neonatos y optimización de la voz profesional y hablada

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Buscas algo concreto?

Escribe una palabra o término para buscar todas las entradas relacionadas con este tema

Horario

Datos de Contacto

Pregunte a un Experto

Video Playlist
1/0 videos