vegetaciones

Vegetaciones ¿Qué son y cuándo deben operarse?

¿Tu hijo ronca todas las noches esté o no esté acatarrado? Si es así, tienes razones para preocuparte y llevarle al otorrino porque no debes considerarlo como algo normal. Existen diferentes motivos que puedan causar ronquido en niños y una de ellas son las adenoides, también llamadas, vegetaciones.

Efectivamente, debido a un aumento del tamaño de las vegetaciones, o también de las amígdalas, podemos encontrar a niños que roncan cada noche y que incluso no van bien en sus estudios, ya que la apnea del sueño que producen las vegetaciones hace que el niño no tenga un sueño reparador y no sea capaz de concentrarse durante el día.

Además de los ronquidos y de la apnea del sueño, las vegetaciones producen otros síntomas y molestias que vamos a explicarte en este artículo. También entenderás cuáles son las causas y los tratamientos más adecuado que realizamos los otorrinolaringólogos para solucionar las vegetaciones y devolver la calidad de vida a tu pequeño. ¿Empezamos?

adenoides vegetaciones otorrino

¿Qué son las vegetaciones?

Las adenoides son unas glándulas que se ubican concretamente en la parte posterior de la garganta donde se juntan las fosas nasales, la garganta y las trompas de Eustaquio, que van a los oídos. 

Al igual que las amígdalas, las adenoides desempeñan un papel fundamental para luchar contra las infecciones en los bebés y en niños pequeños. Su función principal consiste en retener y captar las sustancias que podrían ser nocivas para el organismo, como es el caso de las bacterias, virus, polvo… Una vez que las adenoides las captan y las procesan, activan la respuesta autoinmune del organismo.

A medida que el niño va creciendo y su sistema inmunológico va mejorando y encontrando otras formas de luchar contra los gérmenes, ya no necesita las adenoides, que suelen encoger de tamaño cuando el niño ronda los cinco años de edad. A menudo, las adenoides desaparecen casi por completo cuando llegamos a la adolescencia.

Entonces, si las adenoides son necesarias en la edad infantil, ¿cuál es el problema? El problema reside cuando las adenoides se inflaman o se vuelven hipertróficas. Habitualmente, cuando las adenoides atrapan los gérmenes se inflaman temporalmente para luchar contra la infección. Hablamos entonces de la patología adenoamigdalar.

Sin embargo, en ocasiones, y como consecuencia de infecciones sucesivas, la inflamación no mejora y las adenoides se infectan. Cuando las adenoides crecen más de la cuenta y causan obstrucción nasal y otros síntomas durante más de seis meses, hablamos de hipertrofia adenoidea, que es cuando decimos que “el niño tiene vegetaciones”.

Al aumentar de tamaño de las vegetaciones, aumenta la mucosidad, se obstruye la nariz y se bloquea la entrada de aire a los oídos por las trompas de Eustaquio. Este taponamiento puede provocar infección en los oídos (otitis) o inflamación de la rinofaringe.

síntomas vegetaciones

Ronquidos y otros síntomas de las vegetaciones

Como ya hemos comentado, el ronquido es uno de los síntomas más notables, pero las vegetaciones pueden provocar otros problemas:

-Ronquido y apnea del sueño

Habitualmente, los niños con vegetaciones roncan cuando duermen. Y, además, pueden llegar a tener pausas en la respiración, es decir, apnea del sueño. Es por eso que puede que notes a tu hijo que duerme mal e inquieto y que esté cansado durante el día. 

-Nariz taponada

Al tener la nariz tapada, verás que el niño respira por la boca, aunque no parezca estar resfriado, y habla con voz nasal.

-Mucosidad nasal persistente y congestión sin un catarro acompañante

En la mayoría de los casos el aumento de las adenoides produce que el niño tenga más mocos de los que ya de por sí suele tener cualquier niño pequeño. También suelen tener más tos nocturna, lo cual suele desesperar a muchos padres.

-Otitis media o serosa recurrente

Con las vegetaciones, el niño tiene más probabilidades de sufrir dolor de oídos e incluso que le supuren con frecuencia.

-Dificultad al tragar y halitosis

Al no poder respirar por la nariz, el niño duerme respirando con la boca abierta, lo que, a su vez, hace que la garganta se reseque y pueda doler, dificultando también tragar alimentos, e incluso provocar mal aliento por las mañanas.

dolor anginas

¿Cuáles son las causas de las vegetaciones?

Las vegetaciones normalmente se desarrollan en el periodo de los 3 a 5 años como consecuencia de infecciones de repetición en las vías respiratorias, es decir, de catarros o resfriados.

También es posible que algunas vegetaciones puedan ser originadas por virus como el Streptococcus o el Epstein-Barr, entre otros.

Asimismo, las personas que sufren vegetaciones también tienen más riesgo de sufrir amigdalitis (inflamación de las amígdalas), así como dolor de cabeza y de garganta.

Aunque las vegetaciones no se pueden prevenir, sí que podemos evitar las consecuencias de los síntomas que puede tener el niño. Para ello, es esencial acudir al otorrino cuando aparezcan los primeros síntomas.

¿Cómo se diagnostican las vegetaciones?

Para los especialistas en otorrinolaringología nos basta conocer los signos clínicos típicos que hemos comentado, para diagnosticar vegetaciones. 

No obstante, puesto que las adenoides no se pueden ver a simple vista, es necesario confirmar el diagnóstico y comprobar la hipertrofia adenoidea mediante una fibroscopia. Esta prueba consiste en introducir, a través de las fosas nasales, una pequeña cánula conectada a una cámara. Así es como los especialistas en otorrinolaringología podemos observar directamente cuál es el tamaño de las adenoides y si obstruyen la vía respiratoria.

También puede ser necesario solicitar una polisomnografía, que es el estudio del sueño para valorar la intensidad de los episodios de apnea del sueño del niño.

Para completar el diagnóstico, en escasas ocasiones se realiza una radiografía de las vías aéreas.

Con estas pruebas y los signos clínicos, el otorrino puede determinar la necesidad de operar o no.

otorrino vegetaciones Bilbao

¿Cómo se tratan las vegetaciones?

El tratamiento de las adenoides depende también de los problemas que estén causando. Si el tamaño es muy grande y obstruye la respiración nasal, si se compromete la ventilación del oído medio (a través de la trompa de Eustaquio) produciendo más otitis o si los episodios duran mucho tiempo. 

Si las vegetaciones solo hacen que el niño tenga más mocos y tos, pero sin alterar de forma significativa su vida, muchas veces no hay que hacer nada. Simplemente armarse de paciencia y esperar un poco, ya que las adenoides van a reducirse y mejorar con el tiempo.

Pero si son muy molestas y causan tantos problemas, lo cual empeora el sueño y la calidad de vida del niño y, por consiguiente, de los padres, es necesario tratar las vegetaciones.

Por un lado, podemos ir tratando y aliviando las molestias ocasionadas por las vegetaciones, hasta que el niño vaya creciendo.

En otros casos, puede ser necesario realizar una intervención quirúrgica. En cualquiera de los casos siempre es necesario valorar cada caso de forma particular.

¿Cuándo y cómo se operan las vegetaciones?

Cuando la medicación no resuelve los síntomas que el niño tiene como consecuencia del aumento de tamaño de las adenoides o si el pequeño está enfermando con mucha frecuencia, los otorrinos podemos recomendar operar. La extirpación de las adenoides se denomina “adenoidectomía” y suele practicarse en niños mayores de dos años.

La intervención es muy breve y sencilla, aunque es necesario anestesia general. Lo más frecuente es extraerlas a través de la boca. En apenas 15 minutos, el otorrino hace un raspado de esta glándula, con una eficacia de casi el cien por cien de los casos.

El pequeño no tendrá más que seguir dieta blanda durante unos días, ya que puede sentir molestias en la garganta. Estas molestias se pueden controlar con analgesia habitual, aunque en algunos casos puede ser necesario recetar antibiótico para prevenir infecciones.

Si todo ha salido bien, al cabo de pocos días, el pequeño respirará por la nariz, ya no roncará ni tendrá apneas durante el sueño. Además, el timbre de su voz será más agudo y ya no sonará a voz nasal. También irás comprobando poco a poco cómo disminuyen las otitis de repetición.

Operar amígdalas y adenoides a la vez

En ocasiones, las amígdalas y las adenoides se extraen en un mismo acto quirúrgico. Ambas operaciones son muy sencillas y sin puntos de sutura, ya que las zonas se curan solas. Por eso el alta se da en el mismo día de la cirugía.

La función de las amígdalas es muy similar a la de las adenoides. Ambas glándulas permiten atrapar los gérmenes y luchar contra las infecciones, pero con los años van reduciendo su tamaño y funcionalidad. 

Antiguamente se quitaban las amígdalas con demasiada facilidad. Hoy por hoy ya no se quitan por completo, sino que en los niños en los que está indicado, se les reduce un poco el tamaño; pero se les tiende a dejar algo de tejido amigdalar en garganta para que siga cumpliendo su función protectora.

qué son las vegetaciones

Otorrinolaringología infantil

Como ves, las vegetaciones es una patología propia de la infancia. Por eso en CIO Salud contamos con una unidad de otorrinolaringología infantil especializada en la realización de pruebas diagnósticas para niños. No solo nos preocupamos por diagnosticar y tratar las patologías que afectan a los más pequeños, sino también de dedicarles un trato especial, cercano y cariñoso que nos permite conseguir los mejores resultados.

Si tienes alguna duda y crees que tu hijo puede estar padeciendo vegetaciones, contacta con nosotros. También puedes dejar tu comentario debajo de este artículo y uno de nuestros otorrinos especialista te dará su opinión y consejo. 

Si quieres recibir más consejos de salud para ti y tu familia, síguenos en nuestros perfiles de Facebook, Instagram y en el canal de YouTube. En CIO Salud seguimos apostando por la información rigurosa para mejorar tu calidad de vida. ¡Te esperamos en nuestra clínica en Bilbao y en nuestras redes sociales!

Dr. Iñigo Pérez Abraguin
Cirugía endoscópica nasosinusal avanzada, Turbinoplastia y septoplastia clásica o endoscópica, Cirugía en ORL pediátrica y Fonocirugía

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share on facebook
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Buscas algo concreto?

Escribe una palabra o término para buscar todas las entradas relacionadas con este tema

Horario

Datos de Contacto

Pregunte a un Experto

Video Playlist
1/0 videos